Este pueblo de Italia le ofrece dinero a quienes quieran irse a vivir allí

La iniciativa pretende revitalizar los pueblos más pequeños y brindar una oportunidad para vivir en un sitio tranquilo por fuera de las grandes ciudades.

¿Te irías a vivir a un pueblo en Italia, de esos de calles angostas y paisajes de película? ¿Y si además pudieras cobrar por eso? Pues aunque te parezca una fantasía, en la región montañosa de Molise, ofrecen 700 euros al mes a quienes quieran mudarse allí. ¿La razón? La población es tan poca que podrían directamente despoblarse.

Molise ​​​​​​limita al norte con Abruzos, al este con el mar Adriático, al sur con Apulia y al oeste con Lacio. Se trata de una zona que incluye 136 pueblos. Por lo menos 100 tienen menos de dos mil habitantes. Uno de ellos, por ejemplo, es Pizzone donde no hay almacenes ni tampoco farmacias.

¿Te irías a vivir a un pueblo en Italia, de esos de calles angostas y paisajes de película? ¿Y si además pudieras cobrar por eso? Pues aunque te parezca una fantasía, en la región montañosa de Molise, ofrecen 700 euros al mes a quienes quieran mudarse allí. ¿La razón? La población es tan poca que podrían directamente despoblarse.

Molise ​​​​​​limita al norte con Abruzos, al este con el mar Adriático, al sur con Apulia y al oeste con Lacio. Se trata de una zona que incluye 136 pueblos. Por lo menos 100 tienen menos de dos mil habitantes. Uno de ellos, por ejemplo, es Pizzone donde no hay almacenes ni tampoco farmacias.

La razón de esta propuesta es aumentar la población de la región. Por eso proponen esta “renta de residencia activa”. Con esta acción también se busca activar la actividad económica, ya que muchos comercios deben cerrar por el bajo consumo derivado de la escasa población.

¿Cuáles son las condiciones?

Por un lado, que el pueblo que se escoja dentro de la región tenga, efectivamente, menos de dos mil habitantes, y además, que se establezca el compromiso de iniciar un comercio o actividad, permaneciendo allí por lo menos cinco años. Por lo tanto, no pueden ser unas simples vacaciones.

En cuanto al negocio en sí, no hay restricciones: “Pueden iniciar cualquier tipo de actividad: una panadería, una papelería, un restaurante, cualquier cosa. Es una forma de dar vida a nuestras ciudades y al mismo tiempo aumentar la población”, señala al respecto Donato Toma, presidente de Molise.

De esta manera se pretende revitalizar los pueblos más pequeños y, al mismo tiempo, brindar una oportunidad para vivir en un sitio tranquilo por fuera de las grandes ciudades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *